lunes, 30 de octubre de 2017

EL FINAL DEL JUEGO

—Pues lo mesmo —dijo don Quijote— acontece en la comedia y trato deste mundo, donde unos hacen los emperadores, otros los pontífices, y, finalmente, todas cuantas figuras se pueden introducir en una comedia; pero, en llegando al fin, que es cuando se acaba la vida, a todos les quita la muerte las ropas que los diferenciaban, y quedan iguales en la sepultura.
―Brava comparación ―dijo Sancho—, aunque no tan nueva que yo no la haya oído muchas y diversas veces, como aquella del ajedrez, que, mientras dura el juego, cada pieza tiene su particular oficio; y, en acabándose el juego, todas se mezclan, juntan y barajan, y dan vueltas con ellas en una bolsa, que es como dar con la vida en la sepultura.
―Cada día, Sancho ―dijo don Quijote—, te vas haciendo menos simple y más discreto.


FICHA TÉCNICA
MIGUEL DE CERVANTES
DON QUIJOTE DE LA MANCHA
GALAXIA GUTEMBERG. BARCELONA, 2004

RICHARD MÜLLER
EL FINAL DEL JUEGO (NACH BEENDETEM SPIEL), 1906
CARBONCILLO SOBRE PAPEL. 39.4 x 31.1 cm
COLECCIÓN PARTICULAR

viernes, 27 de octubre de 2017

EL JUGADOR SOLITARIO


Los jugadores solitarios de ajedrez, como los peones aislados de Tartakower, inundan las calles de melancolía. Tal es el caso de esta fotografía de Giuseppe M, tomada en las afueras de Roma en junio de 2017. Un jugador solitario, sin contrario con el que poder compartir afición, se convierte en la foto que comentamos en un potente alegato contra la soledad y el extrañamiento en nuestras modernas sociedades tecnológicas. 

Fotógrafo humanista, Giuseppe mantuvo una charla con el «jugador solitario»: supo de su condición de emigrante, de sus dificultades, de su ilusión por poder participar en un torneo «de verdad». Gens una sumus (somos una familia) es el lema de la Federación Internacional de Ajedrez. ¡Qué lejos queda aún ese propósito!

miércoles, 25 de octubre de 2017

LA REINA DE TU AJEDREZ





La reina de tu ajedrez es el primer tema de «La vida del artista» (Sony, 2017), el quinto álbum de la cantaora onubense Argentina.

Son tanguillos sobre letra del poeta Benjamín Prado. A la guitarra José Quevedo «Bolita».


En el vídeo promocional se ve al amante abandonado, un pintor, dibujando una escena ajedrecística. El dibujo no tiene mucho sentido por sí mismo —el rey no se captura en ajedrez— pero quizá en este caso responda adecuadamente al espíritu de la letra.

Que por cierto, dice así:

Te dije que no volvieras,
que ya no te tengo ganas,
que el llanto apagó la mecha
y me ha arrancado tu flecha
del centro de mi diana.

Da igual si me has engañado 
o cuentas media verdad.
Con tal de irme de tu lado,
te doy por adelantado
lo que me ibas a quitar.

Nunca más serás mi juez,
nunca más morderé el cebo.
Yo he sido una sola vez
la reina de tu ajedrez.
La reina de tu ajedrez
y no lo seré de nuevo.

Escribí sobre tú y yo,
bebí diez copas.
Tenía roto el corazón
bajo la ropa.
Me dormí 
pensando en ti
de madrugada.
Y al despertar 
de mi canción
ya no recordaba nada.

No busques los cabos sueltos
en la soga del ahorcado.
El anillo ya lo he devuelto
y he puesto en pie todo aquello
que tú diste por sentado.

Tus sábanas y las mías
van en camas diferentes.
Así que ya comprendía
que ayer fue el último día
que te quise para siempre.

Nunca más serás mi juez,
nunca más morderé el cebo.
Yo he sido una sola vez
la reina de tu ajedrez.
La reina de tu ajedrez
y no lo seré de nuevo.

Escribí sobre tú y yo,
bebí diez copas.
Tenía roto el corazón
bajo la ropa.
Me dormí 
pensando en ti
de madrugada.
Y al despertar 
de mi canción
ya no recordaba nada.




lunes, 23 de octubre de 2017

VALE, LO DEJAMOS EN TABLAS

Caricatura editorial de Gary Varvel, publicada el miércoles 16 de agosto de 207 en el periódico Indianapolis Star. Después de varias semanas de amenazas, el líder norcoreano Kim Jong Un decidió no atacar Guam.

viernes, 20 de octubre de 2017

EL PADRE DE LOS VIDEOJUEGOS


El «padre de los videojuegos», el norteamericano de origen alemán Ralph Baer, se entretiene con el más tradicional ajedrez en una fotografía de 2012. La fotografía es obra de David Friedman y fue tomada pocos días antes de que el inventor cumpliera los noventa años. Sobre la mesa, Simon, un juguete que fuera inmensamente popular en los años 80 y que fue uno de los inventos de Baer.

miércoles, 18 de octubre de 2017

SOLO EN BERLÍN DE HANS FALLADA


Alcohólico, morfinómano, estafador y carne de psiquiátrico durante gran parte de su vida, el escritor alemán Hans Fallada sin embargo —o gracias a ello, ¿quién sabe?— dejó una de las novelas más conmovedoras sobre la dignidad humana que se hayan escrito jamás. Solo en Berlín, escrita compulsivamente en algo menos de cuatro semanas y terminada solo tres meses antes de su prematura muerte, es la historia, inspirada en hechos reales, de un matrimonio que, en lo peor de la II Guerra Mundial, emprendió en solitario una forma de resistencia pasiva frente al nazismo.

La muerte en el frente del hijo de la pareja desencadena el drama. Lo que sigue es una disección minuciosa de lo que ocurre en el alma de los hombres bajo las dictaduras. Sospechas, deslealtad, denuncias, traiciones, miedo, terror, pánico... El régimen nazi actuó como una apisonadora sobre las conciencias e impuso un reinado de terror del que pocos supieron o quisieron sustraerse. Sin embargo, los hubo; hubo personas que contra toda esperanza, condenados de antemano, en una lucha oscura y desigual, se enfrentaron al imponente aparato policial y a la propia sociedad anestesiada, aunque a lo máximo que aspiraran, en palabras de una de las protagonistas de la la novela, fuera a conservar la decencia. «Su logro en la vida —se dice— habrá sido no perder la decencia». O al menos —como comenta el director de orquesta Reichhardt, personaje que cobrará protagonismo cuando el ajedrez entre en escena— «al menos usted se opuso al mal». Magras pero infrecuentes aspiraciones. 

La forma de lucha del matrimonio consistirá en escribir tarjetas postales, de gramática desmañada y ortografía solo regular, con lemas contra el régimen, contra la guerra, contra el Führer y dejarlas en lugares públicos. Pese a lo que ambos esperan, que las tarjetas circulen y contribuyan a despertar las conciencias, sus esfuerzos son baldíos. Aquellos que encuentran las tarjetas, aterrados, solo atinan a entregarlas lo antes posible a la policía y alejar de sí mismos las sospechas. Durante unos meses, logran mantener su actividad; luego, un día, son sorprendidos, detenidos, juzgados, condenados a muerte y ejecutados. Sí, por escribir unas tarjetas postales.

La segunda parte de la novela habla de la estancia del matrimonio (Quangel en la novela, Hampel en la realidad) en las cárceles de la Gestapo. Omito describir las torturas, la fragilidad del cuerpo humano, la debilidad de las personas ante el dolor, la deshumanización de los carceleros, la parodia de la justicia, la miseria moral de los poderosos, el silencio culpable de las instituciones ciudadanas... Todo ello ha sido descrito muchas veces en muchos medios y es de sobra conocido. Prefiero centrarme en algo que ocurre en el alma del protagonista durante su cautiverio y que tiene que ver con el poder redentor del ajedrez.

Otto Quangel sufre un doble proceso de cambio en la novela. El primero es su decisión de luchar contra el nazismo. Como otros muchos vio con indiferencia el ascenso de los nacionalsocialistas; la constatación, sin embargo, de que los jerarcas del partido actuaban con una premeditada injusticia y la muerte de su hijo le empujaron a luchar contra el poder. Sin embargo, Otto Quangel seguía siendo un hombre duro y seco, taciturno y callado, que jamás se había permitido la más mínima concesión al ocio o a las distracciones; un hombre para el que cualquier gasto que no fuera estrictamente necesario para las mantenencias cotidianas estaba fuera de lugar; un hombre para el que solo existía el trabajo y la disciplina —y que, por si fuera poco, había arrastrado a su familia en esta rigurosa concepción de la existencia—; un hombre que prohibía hablar a su mujer para disfrutar del silencio; un hombre, en definitiva, que pese a amar a su manera a su familia jamás había manifestado el menor gesto de ternura ni por su mujer ni por su hijo ni por nadie.

En cierto momento, Otto Quangel es encerrado en la misma celda que un director de orquesta, apellidado Reichhardt, a quien llaman el Maestro. Reichhardt, que es todo lo contrario que Quangel, mundano, sofisticado, culto, pero que ha terminado en el mismo sitio que él y por idénticos motivos, por no plegarse al poder, operará una enorme influencia sobre su manera de entender el mundo.  El músico se presenta a sí mismo en los siguientes términos:
—Compórtese como si estuviera solo, si así lo prefiere —dijo después—. Yo no lo molestaré. Leo mucho. Juego solo al ajedrez. Hago gimnasia para mantener el cuerpo sano. A veces canturreo entre dientes, pero en voz muy baja; está prohibido, claro está. ¿Le molesta eso?
Y en la cárcel, a través del ajedrez y por mediación del maestro Reichhardt, será donde  Quangel empezará a cuestionarse su conducta vital. Todo empieza cuando se interesa por la afición al ajedrez del director de orquesta. Poco a poco aprenderá a jugar y con ello a cuestionarse si la disciplina que ha regido su vida era correcta y justa. Veamos las palabras con las que Fallada cuenta la historia: 
 —¿Por qué siempre juega al ajedrez solo, maestro? También se podrá jugar entre varios, ¿no?
—Sí, entre dos. ¿Le apetecería aprender?
—Creo que soy muy tonto para eso.
—¡Qué disparate! Podemos intentarlo. 
Y el maestro Reichhardt cerró su libro.
Así que Quangel aprendió a jugar al ajedrez. Para su sorpresa aprendió deprisa y sin dificultad. Y volvió a experimentar que lo que había pensado antes era radicalmente falso. Había juzgado un poco ridículo e infantil ver en un café a dos hombre moviendo pequeñas piezas de madera, y lo había llamado matar el tiempo, una diversión para críos. 
Ahora supo que esos movimientos de las pequeñas piezas de madera podían originar algo parecido a la dicha, claridad mental, profunda, sincera alegría por una hermosa jugada, el descubrimiento de que importaba muy poco ganar o perder, de que la alegría por una partida perdida, pero bien jugada, era mucho mayor que la que le deparaba un juego ganado gracias a un error del maestro.
Ahora, cuando el maestro leía, Quangel se sentaba frente a él, con el tablero de ajedrez y las piezas blancas y negras delante, y al lado el libro: Dufresne, «Manual de ajedrez», y ensayaba aperturas y finales. Más adelante empezó a repasar partidas de maestros enteras; su mente clara, serena, retenía sin esfuerzo veinte, treinta jugadas, y no tardó en llegar el día en que fue mejor jugador.
—Jaque mate, maestro.
—Vaya, ha vuelto a ganarme, Quangel —dijo Reichhardt inclinando su rey a modo de saludo ante su adversario—. Tiene usted madera de gran jugador.
De repente Quangel, en la celda en la que espera la muerte, siente que hay un montón de cosas que ha dejado de hacer, cosas pequeñas de las que podía haber extraído momentos dichosos para él y para los suyos, siente que cumplir estrictamente lo que el consideraba su obligación quizá no fue suficiente, que podía haber ido al teatro, que podía haber sido amable con la gente, que podía...

Hans Fallada se llamaba realmente Rudolf Wilhelm Friedrich Ditzen. Lo de Hans Fallada es un homenaje a los hermanos Grimm, Hans viene del cuento «Juan con suerte» (Hans im Glück en alemán) y el apellido del cuento «La pastora de ocas», donde hay un caballo  parlante, llamado Falada, que da un testimonio veraz de todo lo que sucede, incluso después de muerto. En tiempos de posverdad y realidades alternativas, intentar decir la verdad, como pretendió Fallada según nos muestra la elección de su seudónimo, quizá sea el último acto revolucionario a nuestro alcance.

Para finalizar, solo decir que el Dufresne mencionado en el texto es Jean Dufresne uno de los no tan infrecuentes casos de ajedrecistas más famosos por sus derrotas que por sus méritos ajedrecísticos. La derrota,  en su caso, fue la sufrida ante Adolf Andersen en 1852 en una partida conocida como «la siempreviva» (que ya ha aparecido dos veces en ARTEDREZ). Entre sus méritos, algunas hermosas victorias y el haber escrito en 1881 Kleines Lehrbuch des Schachspiels, el manual mencionado en la novela, que fue el libro de ajedrez más popular en Alemania —30 ediciones entre la fecha de publicación y el estallido de la II Guerra Mundial— y el libro con el que aprendieron a jugar al ajedrez varias generaciones de alemanes. Jean Dufresne, quizá no sea ocioso remarcarlo, era judío.


En 2013, la norteamericana Melinda Hagman se inspiró en la fotografía de Hans Fallada de 1934 que encabeza esta nota para realizar este retrato, perteneciente a una serie de retratos de escritores titulada The Authors: A Portrait Serie (2013—    ). Hagman, que había trabajado durante años en una editorial, siempre se había sentido fascinada por las fotos antiguas de los escritores que publicaban. Con el retrato de Hans Fallada dio inicio a  la serie.

lunes, 16 de octubre de 2017

VICTORIANO LÓPEZ DE LERMA

Pintor, ceramista y dibujante constante de retratos y paisajes,  Victoriano López de Lerma sorprendió una amistosa partida de ajedrez en en el pub J&J Books and Cofee de Madrid. Este es el resultado.



viernes, 13 de octubre de 2017

LA ESGRIMA ES AJEDREZ EN MOVIMIENTO


Fotografía de Cristiana Cascioli para ilustrar un artículo de Paola Alessandra Castelli titulado In pedana la vera arma che conta é la mente (En la pista la única arma que cuenta es la mente) publicado en la revista Class en enero de 2013. En él se defiende que, pese al tremendo esfuerzo físico que la esgrima demanda, lo fundamental para alcanzar el éxito es la cabeza. Como en casi todo, podríamos decir.

A destacar que la autora de la fotografía es una tiradora profesional italiana, campeona del mundo por equipos en la modalidad de espada en 2009.

miércoles, 11 de octubre de 2017

ALFRED RUSSELL WALLACE


El naturalista británico Alfred Russell Wallace, descubridor de una teoría de la Evolución de las Especies paralela a la de Darwin (aunque la fama se la llevó este último), jugando al ajedrez contra su hermana Fanny en su juventud. La fotografía es un ambrotipo anónimo fechado sobre 1853 o 1854.

Wallace fue aficionado a jugar al ajedrez toda su vida, como podemos ver en la fotografía de abajo, tomada evidentemente muchos años después.

lunes, 9 de octubre de 2017

SCHACH! HINDENBURG DA MATE A LOS RUSOS


La caricatura representa al mariscal Paul von Hindenburg y al gran duque Nikolay Nikolayevich Romanov, comandantes en jefe de los ejércitos de los imperios alemán y ruso respectivamente, disputando una partida de ajedrez.

El contexto histórico es la I Guerra Mundial y las repetidas victorias que los ejércitos alemanes obtuvieron frente a los rusos entre los años 1914 y 1916 y que llevaron al relevo  por parte del zar de Romanov en el mando de las tropas.

Es obra del caricaturista e ilustrador Franz Jüttner.

viernes, 6 de octubre de 2017

BRUNO BARBEY


Fotografía de Bruno Barbey tomada en un club de ajedrez de Yalta, península de Crimea, en 1988. En ella vemos un torneo de ajedrez infantil disputado con los legendarios relojes Jantar. De la pared cuelga una copia del retrato de Lenin por Sudakov que vimos en la entrada precedente.

miércoles, 4 de octubre de 2017

LENIN


Retrato de Vladímir Ilich Uliánov (Lenin) jugando al ajedrez realizado por Pavel Fedorovich Sudakov, uno de los principales representantes del oficialista «Realismo Socialista». La obra de Sudakov se centró en temas históricos, retratos de los héroes de la revolución y naturalezas muertas y paisajes con una ejecución rigurosamente naturalista; nada nuevo,  pues, bajo el sol.

De esta obra, fechada a mediados de los años 50 del siglo XX, se ha dicho que representa al líder revolucionario, en unas vacaciones disfrutadas en el otoño de 1920, analizando una partida de ajedrez disputada por Alexander Alekhine en la Olimpiada de Ajedrez de todas las Rusias. Este torneo, que posteriormente fue considerado el primer campeonato nacional soviético, se celebró en Moscú en plena guerra civil rusa.


lunes, 2 de octubre de 2017

EN LAS CALLES DE... TASKENT


En las calles de Taskent, cuando esta era la capital de la República Socialista Soviética de Uzbekistán, unos escolares juegan al ajedrez bajo la mirada intimidante de un busto de Lenin. 

La fotografía fue tomada en la década de los 30 del siglo XX por el fotógrafo soviético Max Penson.